lunes, 8 de octubre de 2012

Speak English?

Torre de Babel. Fuente: Flickr (rpi-viertuell)
La farmacia lleva abierta solo una semana y ya me he llevado una gran sorpresa. Y es que me he pasado gran parte del tiempo hablando en inglés… y hasta en francés (que he tenido que desempolvar porque no lo hablaba desde hacía 7 años). Y sinceramente, me ha sorprendido por dos razones principales. La primera porque yo he vivido estos últimos años en Inglaterra y pensaba que se me iba a olvidar el inglés al volver a España, lo que parece que no va a ser cierto. Y la segunda es la cara de los extranjeros cuando llegan a la farmacia y les dan la información que necesitan en un idioma que entienden.

Para poneros en antecedente, deciros que Astorga es una pequeña ciudad que tiene cierto atractivo turístico y es el punto de unión del Camino de Santiago y de la Ruta de la Plata. Estas características hacen que Astorga reciba un gran número de extranjeros, sobre todo aquellos que están haciendo el Camino de Santiago. Y no todos ellos hablan español. Si tenemos en cuenta la importancia de una comunicación clara a la hora de atender a los pacientes en la farmacia, ésta puede volverse muy complicada cuando farmacéutico y paciente no hablan el mismo idioma.

De primeras puede parecer trivial lo de hablar idiomas para trabajar en una farmacia, pero en estos días me he dado cuenta de que en algunas farmacias puede llegar a ser crucial para dar un servicio adecuado al paciente. En el caso de nuestra farmacia tenemos una gran afluencia de peregrinos extranjeros pero otras farmacias pueden tener que atender a inmigrantes con diferentes orígenes. La situación no es exáctamente la misma pero la necesidad de hacerse entender sí que lo es. Como farmacéuticos, si no podemos hacernos entender por los pacientes no estamos haciendo bien nuestro trabajo. Así que yo creo que, sobre todo en aquellas farmacias que por sus características tengan un alto número de pacientes extranjeros, los farmacéuticos deben saber diferentes idiomas. Ya sea inglés, francés... o  árabe, chino, rumano... o aquel que nuestros pacientes hablen. 

Y es que ya nos mostraban Les Luthiers "La importancia de saber idiomas"...


3 comentarios:

  1. Una de mis (muchas) asignaturas pendientes :-(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Mari :-) has sido la primera en comentar en el blog!!!! pero bueno, tu que piensas... ¿es necesario/recomendable que el farmacéutico hable idiomas? :-)

      Eliminar
  2. Está fenomenal, Marisa. Estaría bien que los responsables de los albergues de peregrinos lo supieran para que pudieran remitir a los peregrinos anglos con un problema de salud a un sitio donde les van a poder ayudar. ¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar