lunes, 5 de noviembre de 2012

El tratamiento con células madre, un ejemplo

Uno de los blogs en los que colaboro es el de la Asociación Española de Comunicación Científica y como mi último artículo puede ser de interés para los lectores de este blog, ya que trata sobre temas de medicamentos, me he permitido el reproducirlo aquí. Ya me diréis que os parece.

Unas cuantas veces nos hemos encontrado en la prensa o en la televisión con noticias sobre fantásticos tratamientos con células madre que curan todo tipo de enfermedades. Incluso últimamente parece que se están poniendo de moda los tratamientos cosméticos con células madre para reducir arrugas y cosas similares.

Sin embargo, lo que hay es mucha confusión. Y esto es preocupante (como pone de manifiesto la nota que sacó ayer sobre el tema la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios -AEMPS- ), ya que no solo pasa con los “tratamientos con células madre” sino que también ocurre con otros tratamientos que se encuentran en diferentes fases de investigación y todavía no han sido aprobados para su uso como medicamentos, así como con cosméticos que publicitan contener ciertas sustancias a las que nombran de una forma poco clara.